Primera cartografía de Canarias.

Los primeros portulanos existentes sobre Canarias se pueden relacionar cronológicamente con Delorto Angelino Dulcert, judío mallorquín, y Abraham Cresques, judío mallorquín como el anterior. Este portulano de un inmenso valor es el primero en la historia que cita las siete islas, y lo hace en 1375.

Una vez es constatable que buena parte de la historia científica de la humanidad se escribió desde la humildad del gueto, en el vivió Cresques, pero desde el que pudo hermanarse con un hombre de su talla, liberal, como fue Raimundo Llull. Todo esto sucedía en Aragón y sus reinos, cuando aun Castilla era un proyecto y un nido de guerras fratricidas.

Advertisements
Posted in Canary Islands, Culture, Spain | Leave a comment

Judíos en las Islas Canarias, persecución y continuación de la diáspora.

En 1655-1656, durante el régimen de la Commonwealth del Lord Protector Oliver Cromwell, se restablece la comunidad judía en Inglaterra, particularmente en Londres, y en algunos de sus dominios, como Dublín. Durante la Edad Media las olas antisemitas habían hecho desaparecer las comunidades judías en todo el país. Tras la guerra civil, con la victoria de Cromwell, los judíos pueden practicar los ritos del credo mosaico sin temor, el Lord Protector lo permite y garantiza. Resulta que la comunidad que se asienta en Londres, origen de la actual comunidad, es oriunda de la Islas Canarias , y serán sefardíes.

La Jewish Historical Society, desde fines del siglo XIX, se preocupa por conocer el origen de ese ishuv, y fomenta su estudio. Lord Bute, el Marqués de Bute, adquirió setenta y seis (76) volúmenes de registros de la Inquisición en Canarias. Se trata de treinta y dos (32) tomos de Testificaciones, treinta y uno (31) de Procesos, seis (6) de Registros de Prisión y Visitas, y otros siete (7) que contienen diferentes documentos. A ello hay que unir otra documentación, los volúmenes de Causas y los registros de Quemados, aparte los libros de Cartas; documentación que se conoce gracias a la labor de investigación de Agustín Millares Torres. Lucien Wolf estudió lo escrito por Millares, y la Colección del Marqués de Bute. De los setenta y seis volúmenes (76), treinta y seis (36) tratan de casos judíos. Cinco (5) informan sobre procesos y veinte y ocho (28) son declaraciones. Otra documentación se ha perdido, trataba de Causas, donde se registraban los interrogatorios a presos, su genealogía, y las incidencias en los informes sobre Quemados, no obstante, la documentación existente nos permite conocer la historia verdadera.

Lucien Wolf gozó de la ayuda del profesor de Cambridge Dr. Israel Abrahams, a quien Wolf entregó las pruebas sobre su estudio: Jews in the Canary Islands, quien esclareció algunos puntos relativos a ritos, costumbres y bibliografía, que Wolf añade en sus notas a pie de página.

En octubre de 1925 Lucien Wolf agradece la ayuda recibida por parte del padre del Marqués de Bute, y por el propio Lord Bute, a Leonora de Alberti, por la traducción al inglés de las actas de la Inquisición , y la ayuda recibida por el “incansable” secretario de la Jewish Historical Society, J.M. Rich.

En 1890, cuando Lucien Wolf estudiaba el restablecimiento de la comunidad judía en Londres durante el periodo del Protectorado descubre que el líder de ese asentamiento, así como sus otros correligionarios, son oriundos y naturales de Canarias. Se trata de Antonio Fernández Carvajal, Duarte Henríquez, Antonio Rodríguez Robles, Simón de Soussa, Domingo de la Cerda y Antonio do Porto, entre muchos otros. Lo que publicó en su obra: “Crypto- Jews under the Commonwealth”, Londres, 1894.

Los casos sobre protestantes y brujería de la colección que había adquirido el Marqués de Bute fueron estudiados, y publicados por el Dr. Gray Birch, obra editada en Edimburgo en 1903. Los casos judíos fueron estudiados por Wolf, que luego publicará como Calendario de Casos judíos pertenecientes al Santo Oficio de la Inquisición en las Islas Canarias.

Tras el decreto de expulsión de los judíos por los católicos reyes Fernando e Isabel de 1492, y el correspondiente de las tierras de Portugal en 1496, las Islas Canarias se convierten en lugar de refugio de muchos miembros de la comunidad, que vivirán en las Islas como conversos o cristianos nuevos, esto es como criptojudíos, pues la conversión era forzosa, so pena de huir y perderlo todo, o morir quemado.

Y aunque el dominio español sobre Tenerife no se hace hasta 1496, ya en 1485 vive al menos una familia judía española en la Isla , los Beltrán, Diego Beltrán y Beatriz González, que observaban el shabat, y murieron como judíos; su hija Leonor Beltrán fue condenada a llevar sambenito. Y que en 1490 se procesó, y reconcilió con la iglesia otro judío, Rodrigo de León. Por un documento de la Suprema de Sevilla remitido a la Inquisición de Canarias en 1520 se sabe que en una de las Islas existe una comunidad, con carnicería, al frente de la cual se encuentra un “matador de la carne de los Judíos” llamado Rabbi David, y cementerio, donde se celebran funerales judíos. Por lo tanto en Canarias se siguen las leyes del Kashrut, se come casser, se recita el kadish, hay una congregación, y se reza el amidah (Fo.142 b. Pág. 69))

A fines del siglo XV el canónigo de la catedral de Las Palmas de Gran Canaria, Fernández Alvares, investiga casos de herejía judaica, reúne pruebas contra Pedro Dorador, Rodrigo Evora,Juan de Crespo y esposa, Gonzalo de Burgos y otros, y remite la información a la Suprema de Sevilla. Diego de Muros, el obispo en Gran Canaria, actuando como “Ordinario”, esto es Inquisidor Episcopal, promulga el 28 de abril de 1499 un Edicto contra la herejía judaica (Fo. 7. Pág.57); se constata un número considerable de criptojudíos y la existencia de una sinagoga secreta. El obispo Muros elabora una lista donde se refieren los nombres de los “culpables”. Pero no se procesó a nadie. Los historiadores británicos, tanto Birch como Wolf, por la documentación que manejan, infieren que la no realización de excesivas pesquisas deriva del propio interés tanto de la hacienda local como de la Iglesia , pues la persecución de herejes daría al traste con toda una clase comercial que, inescrupulosamente, tratan con piratas. Las Islas, bajo soberanía de Castilla, se convierten en un centro de piratería, filibusterismo, trafico ilegal de esclavos y de todo tipo de comercio con barcos que transitan hacia y desde las Indias orientales, Cathay, Indostán, como a las Occidentales, hacia América y desde América.

La Lista de Muros la encabeza el jefe de los herejes, Gonzalo de Burgos, cristiano nuevo, esto es marrano, residente en Las Palmas. Alardeaba de haber salido indemne de una pesquisa inquisitorial. Escapó de las manos del Dr. Tristán, inquisidor de Sevilla; estando en la celda de la carcel de la Inquisición se hizo con una denuncia que lo incriminaba, que destruyó. Preparó su escape a Marruecos (Fo. 103 y Fo. 113 b. págs 65,66, y 67), pero fue detenido antes de que viajara. Con anterioridad la Inquisición lo condenó a vender sus propiedades y abandonar la Isla en un plazo de quince días, pero la mediación de Pedro de Vera frenó el proceso; según declaración del propio Fernández Alvares de 5 de noviembre de 1505 (Fo. 26, pág 61). Francisco Diego de Deza, Inquisidor General de Andalucía, presidente de la Suprema de Sevilla, sucesor de Torquemada en 1498, máximo responsable de la Inquisición hasta 1507, año en que dimite, informado por la pesquisa del obispo Muros, requiere la presencia de Gonzalo de Burgos ante el Tribunal de Sevilla. Se le detiene y embarca en una carabela rumbo a la ciudad hispalense en octubre de 1502, para su fortuna, el barco naufraga frente a Cádiz y Gonzalo de Burgos muere ahogado, por lo que priva a la Inquisición del espectáculo de verlo morir quemado en la hoguera. Un informe a la Inquisición afirma que en su entierro se descubrió que era circunciso.

La Suprema ordena arrestar a otro marrano de Las Palmas, se trata del rabino jefe de la sinagoga local, Luis Álvarez, que logra huir antes de que los alguaciles puedan detenerlo en su casa; Una declaración de 26 de noviembre de 1505 lo incrimina (Fo. 46, pág 63). Pero en la Lista de Muros hay otros congregantes que asistían a las reuniones de los viernes en la casa del rabino, uno de ellos es Mayorga. Mayorga es detenido, conducido a Andalucía, procesado en Córdoba, condenado, y quemado en la hoguera.

Otro es Pedro Dorador, discípulo del rabino Luis Álvarez.

Francisco Diego de Deza, Inquisidor General, quiere extremar su celo. Había escapado de las llamas Gonzalo de Burgos, y el propio Luis Álvarez. Con el fin de que eso no vuelva a ocurrir, y acabar con los judíos, que es “extirpar la herejía” en 1504 llega a la Islas Bartolomé López Tribaldos, representante de Francisco Diego de Deza, junto a otros funcionarios de su compañía, llamados “familiares”, para constituir una sección del Santo Oficio en Las Palmas, lo que hace, con el fin de descubrir y castigar, entre otras, la herejía judaica, imponiendo “Reconciliación”, “Penitencia” o “Relaxamiento”. Se inician las detenciones en ingreso de prisioneros en la “cárcel secreta” de la Inquisición. Uno de los detenidos en 1505 será el discípulo de Rabi Álvárez, Pedro Dorador.

Entre 1504 y 1510 los denunciados ante el Tribunal son 34. A pesar de ser un número pequeño el de los denunciados, Wolf afirma que en este tiempo ya el judaísmo estaba “extensa y profundamente arraigado en el archipiélago”.

Luis Álvarez volvió al archipiélago, se instaló nuevamente en Las Palmas, y hubo hasta cinco delatores contra él, acusado de judío que celebraba reuniones judías en su casa.

Otra denuncia hubo contra Luis de Niebla, su casa era apodada “la pequeña sinagoga”, y otro rabino perseguido fue Gonzalo de Córdova, acusado de dirigir una sinagoga “secreta” en La Laguna , Tenerife.

En 1507 se celebró un Auto de Fe en la Catedral de Santa Ana de Las Palmas de Gran Canaria, donde fue “reconciliado” el marrano portugués Juan de Ler.

En 1510 se celebra un nuevo Auto, donde fue “penitenciado” Juan Fernández; y fueron reconciliadas cuatro personas, una de ellas, musulmán, llamado Mohammedan, las otras tres, judías, acusadas de “profesar y enseñar el credo mosaico”, se trata de Álvaro Esteves, Beatriz (Beatrice) de la Cruz y Pedro Dorador, a todas ellas se les impuso sambenito.

En 1519 el vicario de La Palma escribe al Inquisidor en Las Palmas, su Isla, decía, estaba “llena de conversos”. Por entones hay dos sinagogas en dicha Isla, al frente de una de ellas, en Santa Cruz, se encuentra Rabi Álvaro González (Gonçales). En 1520 corre el rumor en la Isla de que los judíos pretendían convertir sus esclavos al credo mosaico. Eran muchos, y acaudalados, los comerciantes “cristianos nuevos” que se reunían en la casa de Rabi Álvaro González, que pasaba a los ojos del clero por viticultor en La Palma. También se denuncia que Gutiérrez de Ocaña, rico hombre, terrateniente apodado “el rey de Fuerteventura”, intentó que los gomeros o herreños (el testigo no precisa) observaran el Shabbat. Gutierres de Ocaña había afirmado: “Los quemados son unos mártires”.

La investigación de Wolf, basada igualmente en el estudio de las condiciones socio-económicas del archipiélago leídas en la obra de Millares, determinan que ni la Iglesia , ni las autoridades civiles, en Canarias, estaban dispuestas a iniciar una cruzada contra los cristianos nuevos judaizantes, a pesar de la evidencia de su hipocresía, ni interesaba a las rentas del clero, ni complacía a las autoridades locales, que se lucraban con el comercio; aparte, ambas autoridades estaban enfrentadas entre sí, y el pleito llegó a Madrid en 1521, a donde el Cabildo de Gran Canaria envió diputados a quejarse de las actuaciones del sucesor del Inquisidor Bartolomé López Tribaldos, Martín Jiménez (Ximénez).

En 1523 se declara la peste en Gran Canaria, y luego hubo hambruna. La peste asoló la Isla , y los habitantes huían a las otras. Se provocó el pánico y Martín Ximénez encontró la oportunidad para su prédica antisemita. Este fanático Inquisidor atribuyó la calamidad a la Cólera Divina , que castigaba a la población por su tolerancia con los judíos y con los musulmanes, que sabía celebraban sus ritos en secreto, volviendo los cristianos nuevos a las herejías que habían solemnemente prometido abandonar. El 29 de mayo de 1524 el Inquisidor Martín Ximénez publica unos edictos, que se cuelgan en la Iglesia Catedral de Santa Ana en Las Palmas de Gran Canaria. El primer edicto insta a extirpar la herejía y las prácticas erróneas; el segundo edicto informa sobre las costumbres y usos de los judíos y musulmanes, basado en los 37 artículos ya publicados en el Edicto de Gracia de 1481, para que la población sepa de las ceremonias, rituales y prácticas, y las denuncie. El tercer edicto va dirigido a los capitanes de barcos, a los patrones y a los propietarios de los navíos, para que no dieran pasaje a los cristianos nuevos, a los conversos del judaísmo a la Fe Católica , desde los puertos canarios hacia el extranjero, bajo pena de confiscación de bienes, confiscación del barco, y excomunión (Vol. II. Primera Serie 1524-1526. Fo. 2. Págs 77 y ss).

Todavía, en 1525, la Inquisición ni cuenta con medios, ni con la anuencia del poder secular, ni con la complicidad social necesaria. Se denuncia a Diego Francés, al que se califica de “perro judío”, por romper una figura del Niño Jesús, a la que arrancó una pierna disimuladamente, y la lanzó al fuego. Lo denuncia la esposa de Antón de Madalena al párroco Juan de Troya, que la despacha diciéndole que él no puede ni arrestarlo ni castigarlo, y que se vaya al infierno, que ya pagaría por ello. En el Vol. 1, 1ª Serie, de 1499-1525 se registra un abecedario, una lista de acusados, y los testimonios contra ellos.

Alonso de las Hijas, de Tenerife. Los viernes observa el Shabbat, enciende velas, su esposa se lava pies y cabeza, los padres de su esposa habían sido quemados. Alonso Gutierres, de Tenerife, acude a la sinagoga del rabino Luis Álvares junto a los hermanos Diego y Francisco Carmona, Martín Alemán y su hermano. Antonio García, de Gomera, hijo del quemado Diego Díaz, que dijo creer en el credo judío, y que el credo de Moisés era bueno; Antonio de Lepe, de Gomera, que dijo “no hay mejor credo que el de Moisés”; Juana Díaz, que afirmó que “el credo de Moisés es tan bueno como cualquier otro”. Pedro Dorador y Rodrigo de Evora, que comieron carne en cuaresma; Luis de Niebla, Luis Martín (Martínez) Amarillo y Lope de Córdova y esposa, que se reúnen en casa de Niebla noche y día, donde rezan y estudian, observan el shabbat, comen carne en cuaresma, asan pollos etc. Álvaro Gonzalez, que ha vuelto al credo mosaico como perro a la vomitadura, come carne en cuaresma, que mantiene una conducta inmoral con su esclava mora llamada Inés, que se burla de la doctrina cristiana, de la que dice que es un disparate, que afirma que el crucifijo es un trozo de madera, que habla hebreo, que los jueves y viernes mantiene reuniones en su casa,a la que acuden “los tintoreros”, come kosher, enciende velas, etc, y su hijo Silvestre Gonsales. Diego Manzaneque, que dijo a Guillén Peraza de Ayala que el credo de Moisés procedía de D’os. Gonzalo de Córdova (Fo 185, pág. 72), rabino, su esposa, Beatriz, asa cordero el viernes, si va a misa, a la vuelta vomita la hostia, y en su casa habla hebreo con Diego Marroqui y su esposa. Gutierres de Ocaña, el notario, que a sus criados obliga a guardar el sábado; Gonzalo de Segura, de quien su esclavo dice que es judío, que viste de gala los viernes y trabajó en domingo santo; Gonzalo de Burgos, que a la pregunta de si no era cristiano contestó que “de nombre sí, pero de corazón soy judío”, Gonzalo Bravo, que quita los tendones de las patas de los animales, su padre Juan Díaz y un hermano. Juan Crespo y esposa, que acuden a la sinagoga de Luis Alvares, su esposa golpea figuras y no come cerdo. Juan Marquez, que contestó “usted me honra diciéndome judío”; Juan de Herrera, que enciende velas el viernes; Juan de Lorca, que cumple ayunos, fiestas, ceremonias, shabat, que reconoce que todo eso es pecado, y culpa de ello al demonio. Juan Fernández, que sólo sabe firmar en hebreo, observa el shabat, como carne el viernes, en misa se vuelve al paso de la hostia, y afirma que “ser judío es mi mayor valor”, y su esposa, Isabel Méndez, quien dijo: “Por buenas obras un judío se salva en su religión, como un cristiano se salvaría en la suya”. Otros denunciados son: Antonio Pinto, Alonso de Xerez y su hermano Diego, Diego Fernández, Juana Fernández, Diego Ximénez, Juan Ximénez y otros parientes, Pero de Balvas, y esposa, Luis Fernández, de Lanzarote, Fernando de Sayán, Martín Hernández, Diego Ruys, Hernando de Mondono y otros. Alonso Núñez, al que se encontró en su casa de La Laguna llorando, y cantando en hebreo, lamentando que su madre estuviese presa en el castillo de la Inquisición en Sevilla, de la que dijo que era mejor que la virgen María, y su hermano. Leonor Núñez, que se auto inculpa y culpa, a sus cuatro hijas, dos de las cuales ya habían sido reconciliadas, y a su hijo. Catalina Sanchez, que se autoinculpa, y denuncia a su hermano, Manuel de Xerez, educados judíos por sus padres, que fue reconciliado por la Iglesia pero no cumplió la penitencia porque le daba vergüenza, y se hizo marinero para no ser condenado a galeras, y huyó y se perdió, cautivo de los moros, y su esposa, y su hermana, que era también judía, y su marido, ya muertos los dos, y una hermana y otro hermano joven, que a su hermana su padre la quiso llevar a Portugal, pero escapó.

También declara Ana Sánchez, que dice haber sido reconciliada hace treinta y tres años, y que su hermano también observa las costumbres judías, por verla a ella. Manuel dice que su hermano Diego Manuel de Xerez, su tutor, observaba las costumbres judías, y que él, bajo su autoridad, las seguía. Fernando Jayram, que blasfema, entra en la Iglesia y ni se arrodilla ni hace genuflexión; un testigo afirma haber encontrado a un Jayram en Azamor (Marruecos), que le dijo que su hermano era Fernando Jayram, que ambos habían nacido judíos en San Lucar de Barrameda, que había abandonado Lisboa junto a otros judíos, que había viajado por Turquía buscando a familiares; fue penitenciado en 1526, y denunciado nuevamente en 1532. Y una última denuncia, contra Francisco Castillo y familia, hecha por su esclava negra Beatriz, a la que llaman Penda.

Como resultado de las denuncias realizadas entre 1524 y 1526 se celebran juicios y se imponen castigos. Se procesa, y condena el mismo día, 7 de junio de 1524, a Beatriz de Fletas, , acusada de practicar brujería, magia salomónica (Fo. 178. Pág. 82)

Un judío será penitenciado, Fernando Jayram; cuatro judíos serán reconcialiados con la Iglesia Católica , Héctor Mendes, Hernán Rodrigues, y dos hijos del rabino Álvaro Gonçales, Duarte Gonçales y Ana Gonçalez. Y seis judíos fueron quemados vivos o “relaxados”: el rabino Álvaro Gonçales, su esposa, Mencia Vaes, su hijo mayor, Silvestre Gonçales, otro Gonçales, que no era de la misma familia que el rabino, llamado Pedro, el Maestre Diego de Valera y Alonso Yañes.

Los relaxados fueron quemados vivos en dos procesos, donde se encendieron solemnes hogueras en la plaza del Mercado de Las Palmas, el primero el 24 de febrero de 1526, y el segundo el 24 de marzo de ese mismo año. Durante ese mes, entre ambos Autos de Fe incendiarios, se ejecutaron las sentencias no capitales, a los reconciliados y al penado.

En las hogueras del 24 de febrero se quemó a Álvaro Gonçales, a su hijo Silvestre, a Pedro Gonçales y a Alonso Yañes.

El caso de Rabi Álvaro Gonçales

Nació en torno a 1450, en Castil Blanco, Portugal, en el seno de la comunidad judía. Estudió Torá y Talmud, y fue cantor o chazán de la sinagoga. En 1496, cuando se decreta la expulsión de los judíos de Portugal, tras el matrimonio de Don Manuel de Portugal con la infanta Isabel de Castilla, Álvaro y toda su familia se convierten, naturalmente forzados, en miembros de la Iglesia Católica , donde prometen que han abandonado el credo mosaico, sus creencias, prácticas y ritos. Es una falsa promesa. Ante la posibilidad de que la Inquisición acabara con él y su familia, por seguir creyendo y practicando los ritos judíos, resuelve huir de Portugal. Durante tres años vive en Gibraltar, y después se instala en Azores, en San Miguel. Acusado de sacrilegio en Azores por hacer un gesto de desprecio mientras el sacristán levantaba la hostia, es detenido y hecho prisionero, junto a varios otros conversos, que terminan fugándose de la cárcel, forzando la puerta, y escapando de aquellas Islas. En 1504 se instala en La Palma , abre una zapatería, y compra tierras de viñedo. Hasta entonces no existía la Inquisición en las Islas, y La Palma debía considerarse un lugar seguro donde poder vivir en paz como judío. En 1506 fue denunciado a los Inquisidores, pero no se procedió contra él. Durante los siguientes trece años vivieron tranquilos, él y los suyos, y los miembros de la comunidad judía, que celebraban el Shabat, reuniéndose los cristianos nuevos conversos del judaísmo en la casa del rabino. Pero el 22 de marzo de 1519 fue denunciado dos veces, Jorge Pérez le preguntó cierto día por qué se metía en tantas disputas y pleitos, a lo que contestó que la completa intención de su vida y sus planes eran los de arruinar a los cristianos (Fo. 236; pág. 75). El 3 de julio de 1524 testifica contra él el portugués Juan Fernández, que afirma que Gonzalez afirmó que “el crucificado, jugando a la pelota en la sinagoga, leyó un escrito que vio allí, que le enseñó todas las cosas que el afirmaba saber, por lo que dijo que su D’os les había ordenado que lo colgaran de un árbol. Fue detenido e ingresa en prisión. Su proceso se inicia en octubre de 1524 y acaba en enero de 1526, cuando se le condena por hereje y perjuro, se le confisquen los bienes, se entregue, amordazado, al poder civil, y se le conduzca a la hoguera. Durante el Auto de Fe contra este hombre, de más de setenta años, cuando se disponía a arder en la hoguera, se le acercó un viejo amigo, era Isaac Levi, bautizado Diego de Valera, que lo felicitó por morir como judío. Esto le costó al tal Diego que al poco se le detuviera. Al hijo de Álvaro Gonçales, llamado Silvestre Gonsales, se le procesó igualmente, pero a diferencia de a su padre, se le sometió a tortura para que declarase en su contra. No confesó culpabilidad y fue condenado igualmente a la hoguera, por perjuro y hereje impenitente.

A Pedro Gonçales, también conocido como Salomón, se le condenó por hereje. Había dicho a Jacome Cancine que la palabra judío significaba “justo”. Su sinceridad lo mató. Se le preguntó si había albergado dudas respecto al cristianismo tras su conversión, y declaró: “ A veces, viendo los actos de los cristianos, contrarios a las leyes de su iglesia, recuerdo con cuanta fidelidad guardan los judíos los mandamientos de la suya; que a un judío sólo se le permite tener una esposa, y no debe conocer a otra mujer, mientras que los cristianos tienen una, dos o más; y que en otros asuntos los judíos son más fieles a su doctrina que los cristianos a las suya. Por otra parte, los judíos son honrados, mientras los cristianos, como las bestias del campo, se devoran unos a otros”. Luego de esto se le mandó a la hoguera. Pedro Gonçales era verdugo, recibía dos mil maravedíes al año como salario de la Corona. Era de origen castellano, huyó con su padre cuando la expulsión de 1492, pero en 1498 volvió de nuevo a Castilla y se bautizó. No creía en el cristianismo, y siguió siendo fiel a sus creencia judías. En 1505 llega a Canarias, donde se le acusó prontamente de judío.

Declaró a un prebendado de la Catedral de Las Palmas, durante una discusión teológica, que Jesús buscó la muerte en la cruz, violó el shabat, y por eso murió. Según testimonio del arcediano de Fuerteventura afirmó: “En Jerusalén hay una charca en la que desciende un ángel todos los días y mueve las aguas de la misma; y el primero que entra en ella se cura; y Jesucristo, al pasar por ese lugar, le dijo a un enfermo que estaba allí que cogiera la cama y andara, y que al hacer esto había incumplido el sábado, y como incumplidor de la ley fue condenado justamente”. El cuarto judío relaxado aquel fatídico 24 de febrero fue el agricultor tinerfeño Alonso Yañez, originario de Villaviciosa, Portugal, también culpable de “profesar y enseñar el mortal credo de los judíos”.

Un mes después se celebra el segundo Auto de Fe, en el que se quema a la esposa de Alvaro Gonçalez, Mencia Vaes, como su marido, natural de Castil Blanco, Portugal. Y a Diego de Valera, que era Isaac Levi, forzado al bautizo en 1496. Levi, luego de la conversión, había sido oficial médico del rey de Portugal, y como tal, cortesano.

Participó en la expedición portuguesa que dirigió Diogo de Azumbuja (Azambuja) a Marruecos, y cuando Portugal se anexionó Saffi, fue administrador en la ciudad. De camino a Saffi en 1517 es secuestrado por los españoles, que lo llevan a La Palma y piden rescate. No había llegado el rescate cuando se procesó a Álvaro Gonçáles, y por acercarse y felicitarlo por morir como judío, se le detiene y procesa. El 21 de marzo se le condena a morir quemado por regresar al credo mosaico, y el 24 de ese mes se celebra el Auto.

A los “reconciliados” Hector Mendes y Hernán Rodrigues se les obliga a abjurar del judaísmo públicamente, se les confiscan todos sus bienes y se les inhabilitó para desempeñar cargos públicos.

Duarte Gonçales, el hijo del rabino, escapó de la hoguera. Testificó que” viendo arder a su padre y a su hermano descubrió que la verdadera fe era la de Jesucristo, que antes siempre había creído lo que le había enseñado su padre, pero que estaba equivocado. Fue reconciliado. Igualmente su hermana Ana Gonçales, que se había casado con un cristiano, Pedro Hernández, contra la opinión de sus padres; y fue ese yerno cristiano del rabino, que profesaba odio a su suegro, a quien tenía por enemigo, quien resultó determinante en el proceso en su contra.

Fernando Jaryam fue penitenciado. Jaryam había nacido en el seno de la comunidad judía en San Lucar de Barrameda, y a Canarias llegó siendo notario. En 1525 lo denunció ante el Tribunal Sebastián Valera, que declaró que durante un viaje a Marruecos se encontró con un judío llamado Jaryam, que le dijo que Fernando era su hermano.

En 1526 al Inquisidor Martín Ximénez lo sucede Luis Padilla.

Ya por entonces es segura una circunstancia: los judíos habían sido forzados a abandonar las tierras de la corona de Castilla y de Portugal o a convertirse a la fe católica, a los convertidos se les denomina “cristianos nuevos”, y ahora se busca a personas sospechosas de ser “cristianos nuevos”. Se considera que, tras los dos Autos de fe incendiarios el terror se instala en la comunidad, que había perdido a su miembro más importante, y el cripto judaísmo se hace más secreto, si cabe.

El siguiente Auto de fe se realiza en 1530, donde se “reconcilia” a tres judío, y se “relaxa” a otro. El relaxado es Juan de Tarifa, que sabiendo que está condenado a la hoguera, se ahorca en prisión la noche anterior, por lo que se envía a la hoguera su cadáver. Fue en 1532 en que se denuncia a Jayram por prácticas judías.

En 1534 se reconcilia a otro judío en un nuevo Auto de fe, se trata de Pedro Berruyo, y se “relaxa” en efigie a otros dos condenados a morir quemados que habían logrado escapar a las islas de Cabo Verde, se trata de Duarte Pérez y su sobrino, Duarte Gonçales, el hijo del rabino que había descubierto la fe cristiana al ver arder a su padre y su hermano.

El celo de Padilla, que luego de perseguir judíos se centró en musulmanes y luteranos, que eran marinos holandeses, acabó en un nuevo Auto en 1557. En 1562 se registra un grave conflicto entre las autoridades locales y el Inquisidor, que resuelve impositivamente el Inquisidor General en España, Diego de Espinosa, que ordena la reorganización de la Inquisición en Canarias, amplía sus competencias y envía a un Inquisidor independiente, Diego Ortiz de Fuñez, que había sido fiscal en el Tribunal de Toledo. Llegó a Canarias en 1568. En 1569 se realiza un nuevo Auto en el que se relaja en efigie a un no judío, se penitencia a veinte y se condena a diez años en galeras a un anciano judío, que ya había sido denunciado por el portugués Juan Fernández en 1524, llamado Pedrianis, que observaba el shabat. Periañez, de viaje en Portugal, año de 1512, cuando al paso por una ermita un marino se quitó la gorra ante la imagen de la Virgen , dijo que se la colgara a ella

En 1570 llega, enviado por la Suprema de Sevilla, Bravo y Zayas, a recorrer el Archipiélago y cerciorarse de la ejecución de los planes de Ortiz de Fuñez. Se remiten seis casos de sospechosos de judaísmo, pero no se celebra Auto que afecte a judíos hasta 1576, en que se relaja en efigie a Juan Yañez; en 1581 será penitenciada en nuevo Auto Catalina Nuñez, criptojudía.

La importancia de la documentación de la Inquisición en Canarias radica en que, por lo general, los documentos del Santo Oficio son muy poco conocidos, e históricamente se han destacados casos individuales, o especialmente dramáticos o románticos, y no se conocen, especialmente, las condiciones sociales que se daban en una comunidad particular, así las cosas, la documentación canaria permite, en base a las denuncias, delaciones, confesiones, acusaciones y defensas o alegatos de admisión de culpabilidad, conocer las características y modo de vida de esa comunidad marrana, cripto judía, en los primeros años de la diáspora ibérica.

En base a la documentación, atendiendo a los abecedarios, listados alfabéticos de nombres, que se incluyen en el inicio de los volúmenes que registran las denuncias y pesquisas, Lucien Wolf infiere que la comunidad cripto judía en Canarias a inicios del siglo XV era relativamente pequeña, compuesta por unas cuatrocientas personas.

La obra de Cebrian, Ensayo para un diccionario de Conquistadores de Canarias, donde se registran los venidos a la conquista, y los canarios pasados al bando de los conquistadores, considerados e esos efectos como tales, aportan más datos que incrementarían considerablemente la cifra inferida a partir de los abecedarios. Son muchos los conversos que se alistan en la empresa de conquista del Archipiélago, pues bajo el estandarte castellano se sienten protegidos y bien lejos de los excesos del Tribunal de Torquemada. Deberán ser estudios futuros los que puedan determinar más certeramente los pobladores semitas que se asentaron en Canarias. Aunque las denuncias se dan casi en todas las islas del archipiélago, la comunidad judía procesada parece haberse concentrado en dos, Tenerife y La Palma.

Wolf considera que este ishuv había mantenido unas características judías mayores de las que se les atribuye a los judíos españoles del siglo XV, por ejemplo, 1) entre ellos muchos hablaban hebreo como lengua habitual; se registra el caso de uno que sólo sabe escribir, firmar, en hebreo. 2) Eran endogámicos, esposas y maridos llegaban de Madeira o Lisboa. 3) una denuncia de 1524 afirma que “son tan judíos como antes de su conversión”, los Nuñez, trataron de hacer aliá, con la ayuda de Andrea Alfonso, naviero, tratan con los Cáceres, Simón Gómez, o Gómez Hernández, con los Díaz, Gutierres y Rodríguez, todos ricos comerciantes que tratan con Castilla, Francia, Flandes y Londres, que entre ellos hablan hebreo, guardan los ayunos,observan las fiestas, observan el shabat, se reúnen para orar y para estudiar. Tienen libros rituales hebreos, y ejemplares de la Torá , encienden la menorah la tarde del viernes, usan ropas limpias y los mejores vestidos para ese día. Observan las leyes del Kashrut, sacrifican a las bestias como se debe hacer, a vacas y corderos, y cortan el cuello a las aves de corral, quitan la grasa a los cuartos traseros, y quitan los tendones, cocinan pan ázimo al horno, salan y lavan la carne.

Cuentan con rabinos, luego envían a sus hijos a estudiar a Marruecos.

Los hay de toda clase y condición económica, pero por lo general son propietarios, tienen tierras de cultivo, viñedos, y esclavos; son comerciantes, con Londres, Francia, Flandes, Castilla y Portugal. Los hombres van a caballo, con armas al cinto; las mujeres visten con seda y terciopelo, y usan joyas, oro y piedras preciosas. Dos llegaron a regidores provinciales, otros trabajaban en la aduana, y otros se refugiaron en la iglesia.

Desempeñaron diversas profesiones, agricultores, médicos, cirujanos,tenderos, plateros, carniceros, sastres, zapateros, merceros, tintoreros, tundidores, galocheros y hasta un verdugo público.

El terror que supuso la labor de Martín Ximénez y Luis Padilla provocó que esta comunidad despareciera como tal, la mayoría fue asimilada por la población nativa, y luego de la presión capitalina encontraría refugio en las áreas rurales del archipiélago, donde se verifican abundantemente los apellidos que se registran en los abecedarios; otro número importante de cripto judíos emigró, a Marruecos, pues desde Las Palmas, con la tecnología náutica de la época, el puerto de Tagaos, en el cabo Gher, se encuentra a 18 horas de navegación, otros lo hicieron a Madeira, y de ahí a Flandes, donde Carlos V en 1536 permite su asentamiento, otros a las Antillas, a Cabo Verde, y otros, a (Judea) Israel. En 1524 se registra un caso de aliá, al menos una familia se encuentra “viviendo en Judea como judíos”, se trata de la familia Gutierres. Y 7) No padecen la hostilidad de los nativos. A pesar de la incitación de la Inquisición , y de la prédica cristiana antisemita, que provocó denuncias y delaciones, no existe ningún movimiento popular contra los judíos, que vivían en armonía con sus vecinos cristianos, y aunque sus prácticas secretas eran bien conocidas, no se les asoció, estigmatizándolos, como malditos, ni como brujos ni como espantajos, como decimos, a pesar de la indecente superstición que irradiaba la Inquisición.

Un ejemplo de ello es el caso de supuesta brujería dado en Gran Canaria en 1573, donde aparecen algunos niños muertos, obra que en Europa hubiese sido atribuida, sin duda, a crimen ritual judío, y que en Canarias no condujo a masacres de judíos. Los canarios llamados a declarar atribuyeron las muertes a brujas lujuriosas que habían invadido la Isla. La explicación está en que en los edictos nada se habla del crimen ritual, y las denuncias hechas por los canarios sólo se ciñen a lo que se les había dicho en los edictos.

Y la falta de animadversión hacia lo judío también se demuestra por el hecho de que los casos de brujería abiertos a canarios tratan de prácticas, extendidas, propias de la denominada Magia Salomónica, que derivaría de las leyendas talmúdicas sobre las virtudes milagrosas del sello de Salomón.

Entre 1600 y 1625 se produce el restablecimiento de la comunidad cripto judía en Canarias. Como consecuencia de la paz con Inglaterra en 1604, y la persecución del marranismo en Portugal entre 1612 y 1630, donde la Inquisición en Lisboa, Évora y Coimbra celebra cuarenta y siete (47) Autos de Fe, se restablece el criptojudaísmo en el archipiélago.

La paz con Gran Bretaña da un impulso a las ventas de vino y azúcar que desde Canarias llegan a Lisboa, y a los puertos franceses de La Rochelle , Burdeos, Nantes, Rouen, y sus comerciantes son cristianos nuevos, que a su vez tratan con los judíos de Amsterdam. Poco a poco se inician visitas al archipiélago con el fin de vigilar la producción y cuidar de sus intereses, y muchos se instalan, nuevamente, en Tenerife y La Palma. Llama la atención el escaso número de denuncias que se hace a familias en Gran Canaria. Nada hace pensar que no se asentaran igualmente en esta Isla, por lo que parece que, dado que la sede del tribunal se encontraba en la capital de esta Isla, y las muy malas relaciones entre el poder secular y el clero, se procediera a fijarse en la situación del “vecino” tinerfeño o palmero, y se obviara la presencia en Gran Canaria, que sólo podría traer mayor conflicto y guerracivilismo.

Lucien Wolf está especialmente interesado en la cuestión racial, y distingue aquel primer ishuv del que se produjo en el primer cuarto del siglo diecisiete. Wolf cree que los judíos de inicios del siglo XVI en Canarias son de “raza pura”, descendientes de los judíos expulsados en 1492 y 1496, mientras que los que reasientan en Canarias en el primer cuarto del siglo XVII son, mayoritariamente, de “sangre portuguesa”. Durante el siglo XVI en Portugal se verifica un gran número de matrimonios mixtos, con esposas y maridos “cristianos viejos”, y también abundan las conversiones al judaísmo por parte de cristianos viejos. Por ello Wolf afirma que los judíos instalados en Canarias en el siglo XVII son muy distintos a los judíos de Levante, Italia, Turquía, que sí descendían de los expulsados en el 92 y 96.

Si atendemos a un examen de los Procesos de la Inquisición en Lisboa, con Autos que van de 1683 a 1746 (1683, 1720, 1723, 1725, 1728, 1729, 1732, 1735, 1737, 1739, 1744, 1745 y 1746) las seiscientas veinte y cinco personas convictas de judaísmo y enviadas a los autos son clasificadas, por los propios tribunales como 364 cristianos nuevos; 207 en parte cristianos nuevos; medio cristianos nuevos, en parte cristianos nuevos; 1 ocho cuartos cristianos nuevos; 2 tres cuartos cristianos nuevos; 1 ocho cuartos cristianos nuevos; 3 más de parte de cristianos nuevos; 15 calidad de sangre no averiguada; 2 cristianos viejos; 2 raza hebrea. Como se observa, la calificación es “racial”, en base a la “calidad de sangre”. Podemos inferir que la Inquisición impulsó un genocidio, bajo pretexto religioso. Sólo la falla tecnológica lo hizo de proporción menor a la Shoa.

101 años después de la publicación del Edicto contra los judíos del inquisidor Martín Ximénez, de mayo de 1524, la Inquisición Canaria publica solemnemente un Edicto de Fe contra el judaísmo, de 1625, cuyo resultado fue un número elevado de denuncias que probaban que el criptojudaísmo estaba afianzado en la Islas , y lo representaba una rica colonia de ricos comerciantes. En 1629 se dice que La Laguna está “llena de judíos y herejes”. El caso Antonio Fonseca. La familia Fonseca era marrana portuguesa, llamada también Pina, de la que ya había habido mártires en manos del Santo Oficio. Antonio Fonseca era natural de Oporto.

En 1521 es mandado arrestar por el tribunal de Coimbra, donde será juzgado junto a su esposa, su padre y otros miembros de la familia. Ese mismo año se quemó a uno de ellos, pero su padre, él y su esposa fueron penitenciados, condenados a llevar sambenito. Huyó, con dos hermanos, a Tenerife, y luego se le unió su esposa. Tenía otro hermano en Pernambuco, Brasil, otro en Lisboa, otro en Nantes, y un tío y un primo en Holanda. Con esos puntos entabló relación comercial, exportaba azucar y vino a Portugal, Francia, Holanda y Brasil, y recibía manofacturas de esos lugares en Canarias. Murió en la Isla sin ser importunado.

El caso de Fernán Pinto. En 1617 ya consta que estaba instalado en Tenerife. Disimulaba su judaísmo menos que Antonio Fonseca, y hacía proselitismo. Su familia, natural de Portugal, también había dado mártires. Él se dedicó al comercio, casi como Fonseca.

Tenía esposa, y dos hijos, Manuel y Juan. El primero murió en octubre de 1631 en Tenerife, y fue enterrado allí como católico. En 1635 se fue con su esposa a Flandes. Su hijo se reunirá con él en 1635, cuando abandona secretamente Canarias en un barco inglés. Hay una delación espía de 1635 donde se afirma que vive en Holanda con su esposa e hijos, “en la práctica del credo mosaico”, desempeñando una alta función en la Sinagoga. Se trata de Abraham Pinto, uno de los fundadores de la comunidad judía de Rotterdam.

Otros denunciados:

Adrian de Sosa, residente en Tenerife antes de 1617.

Diego Gómez, fugitivo de la inquisición lisboeta.

Acosta, hermano de Diego Gómez.

Heredia, hermano de Diego Gómez.

Antonio Dias de Moraes.

Jorge Fernandes.

Thomás Ferrera de Castro.

Y dos prisioneros en la cárcel de Las Palmas, Mardoques y Marcos Meneses. Wolf cree que Jorge Fernandes es pariente cercano de Antonio Fernandes Carvajal, que emigró a Inglaterra luego de la denuncia a Jorge Fernandes, y que tenía un hijo al que llamaba George (Jorge).

Las denuncias referidas no fueron seguidas de procesos, por lo que Wolf analiza las causas de la ineficiencia de la Inquisición en el archipiélago.

Se considera que la Inquisición en Canarias se encuentra en decadencia. La paz con Inglaterra en 1604, y la tregua en Holanda, de doce años, a partir de 1609, dan al traste con la voluntad penalista inquisitorial. Felipe III, impotente ante la pretensión de independencia de las Provincias Unidas (Países Bajos), apoyada por Inglaterra y Francia, acuerda tregua y finalmente renuncia a la soberanía a cambio de que los cristianos católicos no sean importunados en Holanda, y se estipula que los súbditos herejes de ambos países, Inglaterra y Holanda, no sean importunados en las posesiones españolas por motivos de conciencia. Esto no afecta a los judíos, pero sí otra cuestión. Las relaciones entre Portugal y España habían llegado a tal punto que los marranos, mediante pago de 80.000 ducados pagados al rey, podían instalarse en Castilla, y se prohíbe a los tribunales locales su extradición a Portugal. Y a los judíos, cristianos nuevos portugueses, que se pusieron del lado español en su intento de anexión de Portugal, acusados de conspiración en Lisboa para restaurar el dominio español, reciben permiso para residir en tierras de la corona de Castilla.

En 1656 se juzga en Londres el llamado caso Robles, sobre lealtad ciudadana en estado de guerra. Duarte Henríquez Álvarez testifica que su sobrino, Antonio Rodríguez Robles, puede vivir en Canarias porque “los portugueses que tomaron partido por el rey de España eran libres de vivir en su territorio”. Otra razón de ineficiencia era el continuo guerracivilismo entre autoridades locales, que provocó conflictos de jurisdicción, excomuniones, arrestos, registros domiciliarios, y disturbios.

Y la deseconomía que provocaría una nueva ola de persecución, que sólo restaría rentas a la Iglesia , aparte la intolerancia de los nativos, que prefieren la normalidad de la exportaciones a Holanda, Inglaterra y los dominios americanos. Lo que prueba el memorial de la Inquisición Canaria al rey en 1654, por la restricción del comercio del vino.

Pero aunque las Inquisición encontrara obstáculos para llevar a cabo su misión, no dejó de fomentar delaciones, denuncias y ordenar arrestos, con el mismo celo que antes.

La nueva naturaleza de las comunidades herejes, protestantes, luteranos, calvinistas y judíos hacía que las pruebas se buscaran, entre otros, en los testimonios de capitanes, viajeros y otros que comerciaban con los países del Norte, de donde provenían. Igualmente los marranos habían dejado de venir exclusivamente de la península ibérica, ahora llegaban cripto judíos de Inglaterra, Francia y los Países Bajos, igualmente sefaradim.

Para obtener pruebas se crearon misiones espías encargadas a oficiales del tribunal, que viajaron para recoger información de los países del Norte.

Las comunidades cripto judías de España y Portugal iniciaron una emigración organizada, secreta y clandestina, como refiere Azevedo en su Historia Dos Christaos Novos Portugueses. Desde Portugal, a partir de 1524, por mar, a Amberes y Londres. Muchos se instalan en Bruselas. Tanto los archivos municipales de Bruselas como de Amberes registran esos asentamientos. También se da una emigración terrestre de Castilla a Francia, igualmente organizada, secreta y clandestina. El proceso de Antonio Rodrigues Mogadouro en Lisboa en 1672 prueba el grado de organización de esta emigración clandestina.

Un caso notable fue el de la familia Perera.

Esteban de Gavarra, embajador español en La Haya informó al rey en 1655 de que Francisco de Medina, judío notable de Amsterdam, mantenía correspondencia secreta con Diego Perera, de Tenerife. Diego Perera desapareció, pero se vigiló a sus familiares. Siete años después llega a Canarias Gaspar Perera, cuñado de Francisco de Medina, a quien se detiene en La Orotava por orden de la Suprema de Sevilla. La familia de Gaspar, sus padres y abuelos, habían huido de Portugal a principios del siglo XVII, vivieron en Burdeos, luego en Rouan, allí nació Gaspar, y sus hermanos. La familia tenía ramificaciones en Londres, Dublín, Amberes, Amsterdam y Middleburg.

A Gaspar se le aplicó tortura, y acabó confesando su judaísmo, denunciando a su familiares y amigos, en Canarias y en la Diáspora del Norte. En noviembre de 1663 sale de la cárcel de Las Palmas `para ser llevado a Sevilla, donde morirá en las mazmorras, condenado a cadena perpetua.

Por el relato de Gaspar Perera conocemos datos de lo que fue la persecución al marranismo en Portugal, la organización de los judíos y el escape de muchos. Respecto a la misiones espías, al menos veinte informes tratan de Londres, y uno de Dublín; por lo que Wolf, que a inicios del último decenio del siglo XIX había descubierto la importancia de los judíos de Canarias en el restablecimiento del ishuv de Londres en 1655-1656, durante el mandato de Cromwell, y el acuerdo con Menaseh ben Israel, pudo conocer datos respecto a la primera congregación judía, bajo el liderazgo de Antonio Fernandes Carvajal.

El caso Diego Rodrigues Arias.

En 1651 residía en Londres. Naviero, en enero 1653 navega a Santa Cruz de Tenerife. Lo denunció en el puerto un negro cubano que le había servido en Londres, y fue arrestado en La Orotava , en casa de su cuñado, Gonzalo Rodrigues Vaes. Según el registro de la cárcel de Canaria, era natural de Marchena, Andalucía. Vivió algunos años en Amsterdam, y de ahí se instaló en Londres. Dos meses después de su internamiento se le liberó, sin proceso, y huyó de Canarias. Al sigueinte año aparece residiendo nuevamente en Londres. La inquisición se ocupó de su familia. En 1656 la Inquisición captura, durante una redada en La Orotava , a su cuñado Gonzalo Rodrigues Vaes, a su hermana Lucina Rodrigues Arias, a su sobrino Lorenço Lindo y a su esposa, Perpetua López, encarcelados sin juicio dos años y medio. Lorenzo Lindo (Rico), natural de Badajoz, Castilla, se asentó en La Orotava , casó con una sobrina de Gonzalo Rodrigues Vaes, y a él se le unió su hermano Manuel. En 1670 se asienta, con su familia, en Londres, en la parroquia de St. Catherine Cree. Era sobrino de Antonio Fernandes Carvajal, su madre era hermana de María Carvajal. Su hermano, Antonio Rodrigues Lindo, fue reconciliado en Lisboa en 1662, ocho años antes, su prima, Isabel Marques, había sido quemada en la hoguera; otros dos primos suyos, Nuño Fernandes Marques y Diego Carvalho Marques, fueron igualmente quemados.

Su tío, Antonio Fernandes Nuñez, estaba encarcelado en Lima, y otros dos familiares se encontraban arrestados en Lisboa.

El caso Duarte Henriques Álvares.

Duarte Henriques Alvares se instaló en Canarias en 1641, se casó con una cristiana vieja, apellidada Rojas, con quien tiene dos hijos, Tomás y Diego de Rojas. Enviuda, en Amsterdam conoce a Leila Henriques. Vuelve a Canarias, vende sus propiedades y se instala en Holanda, se inicia ritualmente, se casa en la sinagoga y en 1653 se instala en Londres, a donde manda llamar a sus hijos de Canarias. Tomás de Rojas, el mayor de sus hijos, en manos de jesuitas en Londres, pide sea enviado a Canarias, donde declara ante el comisario en La Orotava , donde denuncia a su padre como judío. En 1658 se le condena y en un Auto es relaxado en efigie.

Los informes espías dan otros nombres de judíos de Canarias instalados en Londres: Jorge y Domingo Rodrigues Francia, Domingo de la Cerda , Joseph Carreras, Abraham Peregrino, Joseph de Costa Alvarenga, Francisco de Payba, Gomez Rodrigues y Samuel Vega.

Los documentos canarios también aportan los nombres de tres marranos, que son los fundadores de la congregaciópn sefardita en Dublín, Manuel y Francisco López Perera y Jacomo Faro, que se refugian en Irlanda, residiendo en Crane Lane desde 1660, y por varias generaciones.

El caso de José Carreras y Coligo es igualmente curioso. Se desconoce si tenía origen judío o no. Era catalán de Barcelona, fue educado para la carrera eclesial; trabajó como predicador para la Corte de Lisboa, y fue cronista real en Brasil. Participó como testigo en el proceso contra Francisco Gómez Henriques, amigo de Duarte Siva, tesorero de la reina Catalina de Braganza. Desterrado de Portugal por un conflicto con la inquisición, se convirtió al judaísmo en Amsterdam, luego se separó de la congregación por un sermón que pronunció, que ofendió a sus correligionarios. En Londres casó con una holandesa, protestante. Tenía un hostal donde se albergaban los viajeros españoles. Escribió un libro sobre la inquisición, que no ha sobrevivido, aunque sí un poema. Participó, junto con otros judíos financieros en Londres, en la recopilación de Noticias Recónditas, sobre los horrores de la Inquisición , que fue editado en Londres en 1708, pero que ya circulaba antes de esa fecha como copias manuscritas del original portugués. Los espías hacen también referencia a Carvajal.

Wolf afirma que son dos ramas de los Carvajal las que se instalan en Canarias. Birch ya refiere que en 1571 Cristóbal Carvajal, natural de Cáceres, es notario eclesiástico en Fuerteventura.

De 1578 data otro documento que cita a un Diego Carvajal. Otro Roxas de Carvajal era Licenciado en 1580. Un Francisco Carvajal es testigo ante el tribunal de la Inquisición en un caso de bigamia. Y hay un Marcos Carvajal alférez en 1658. De ese año hay un Diego Quintana de Carvajal, emigrante andaluz, y veinte años después hay otro andaluz, Juan Quintana de Carvajal; y hay un Don Diego Francisco de Carvajal que es secretario de la Inquisición Canaria , y fiscal de la misma entre 1689 y 1721. Nuestro Antonio Fernandes Carvajal debió nacer en las islas, y era cristiano viejo, luego se convirtió al judaísmo, para terminar siendo un motor de la sinagoga de Creechurch Lane, siendo un pilar de ortodoxia.

El franciscano Mathias Pinto, de viaje a Londres, trata con él. Declara ante el Santo oficio el 10 de marzo de 1660 que Carvajal le dijo que él era judío, que los amigos de Carvajal lo tienen por judío, que el propio Carvajal le dijo: “aunque yo sea judío, nos encontraremos en el cielo”, y testimonia que celebraba los ritos hebreos en un cuarto interior de la casa donde vivía.

La máxima talmúdica “El justo entre los paganos tiene un lugar en la vida venidera” (Sanedrín, Tos, XIII,2) es justo lo opuesto a la creencia católica de “credo mortal” respecto al judaísmo, que es en lo que se basa la praxis inquisitorial.

Los testimonios de viajeros y espías de los documentos de la Inquisición canaria prueban el origen sefaradí de la congregación londinense, su fecha de restablecimiento, 1655-1656, y el hecho de que durante el Protectorado, ya eran públicamente conocidos como judíos, pues así lo refieren testimonios de ingleses con los que jugaban a la Bolsa en Londres, observando el shabat.

El cura Ruiz y Padrón, en las Cortes de Cádiz, es uno de los oradores más elocuentes contra la Inquisición , que fue suprimida a partir de 1813; al poco, con la restauración absolutista, fue restaurada, y abolida definitivamente en 1820. Las noticias de la época hablan de regocijos populares, y las huellas de la Inquisición desparecieron con mayor celo en Canarias que el practicado por los anticlericales en la madre patria, tal y como refiere Wolf.

Posted in Canary Islands, Culture, Tenerife, United Kingdom | Leave a comment

Promoción en Israel,”De Canarias a La Habana”,Moisés González y Alberto GV.

Promoción en Israel,”De Canarias a La Habana”,dj Francois.

“De Canarias a La Habana”.

Artistas: Moisés González y Alberto GV.

Sonando en un estudio de Israel.

Posted in Canary Islands, Culture, Israel, Music | Leave a comment

Purificación y desalinización del agua por parte de los israelíes.

Cuando se trata de la escasez del agua, Israel desde un principio tuvo que abordar el tema.” Aproximadamente 66% de Israel es terreno desértico y esto lo convirtió en líder en reciclaje de agua.
75% de las aguas residuales en Israel es reutilizada, en gran parte para la agricultura, dijo Oded Distell, director de inversiones internacionales del Ministerio de Industria y Comercio.

Poco después de que el primer ministro de Israel, David Ben-Gurion, declarara en la década de 1950 que el futuro del Estado judío dependía de “hacer florecer al desierto,” el ingeniero Simcha Blass se asoció con la comunidad ganadera de un kibbutz en el desierto del Negev para conformar Netafim, una compañía que implementó por primera vez un proceso de irrigación por goteo.Blass inventó el sistema después de observar una fila de arbustos en un campo en la que una de las plantas era más alta que la otra. Descubrió que un conducto subterráneo perforado estaba suministrándole agua a esa planta pero no a las otras.

Con tecnología con luz ultravioleta para purificar el agua y un sistema de reciclaje que usa millones de pequeños anillos de plástico para criar bacterias y descomponer los deshechos orgánicos, las innovaciones israelíes están dando con compradores en el exterior. Si se logra el objetivo de Naciones Unidas de mejorar los servicios sanitarios para el 2015, el mercado mundial moverá US$ 10.000 millones al año. Daniel Wild, analista de Gestión de Recursos Sustentables (SAM, por su sigla en inglés), un grupo independiente de evaluación de recursos con sede en Zurich, afirma que la tecnología israelí está a la cabeza en dos segmentos principales: la irrigación y la desalinación, porque fue uno de los primeros países en desarrollar tecnologías eficientes.

Purificación del agua:

En una fábrica de las afueras de Jerusalén, los ingenieros de la compañía de tecnología Atlantium prueban su línea más reciente de purificadores de agua con luz ultravioleta. Su producto, un gran tubo de cuarzo que puede ser adosado a un sistema de cañerías, puede purificar hasta 200 metros cúbicos de agua en una hora.

La radiación de la luz UV “desactiva” la bacteria en el agua para que no pueda reproducirse y causar infecciones.

En el pasado, la tecnología con UV no lograba proporcionar el nivel más alto de purificación y era considerada una técnica secundaria. Dana Cogan, la directora de marketing de Atlantium, dijo que la purificación con UV evitaba los subproductos químicos asociados con el uso de cloro y era más baratas y más simple que hervir el agua.

“Es un reactor único el que han diseñado,” dijo Karl Scheible, director general de HydroQual, una firma de ingeniería ambiental con sede en Estados Unidos que probó el sistema de Atlantium, en uso en una fábrica italiana de comidas y en un criadero de peces turco.”Su sistema era exacto, y resultó ser muy eficiente,” agregó.

Si dispones del presupuesto, la tecnología puede ser usada en la piscina de un jardín trasero o en un criadero de peces de agua salada, sostuvo Cogan. Cada unidad cuesta entre US$ 20.000 y US$ 120.000, dependiendo del índice de purificación y nivel de eficiencia.

Limpieza de cloacas:

Esperando capitalizar la necesidad de tratamiento de cloacas alrededor del mundo, la compañía israelí Aqwise dice que su solución de base biológica de criar bacterias para descomponer los deshechos orgánicos puede batir a las tecnologías con las que compite. La compañía diseñó un sistema de agua a chorro que hace circular “portadores de masa biológica” por medio de miles de litros de cloacas.

Los portadores son pequeños anillos plásticos manipulados con grandes porciones de su superficie cubierta con una variedad de bacterias que existen en la naturaleza, las que “devoran” el material orgánico de la cloaca. En un proceso llamado Reactor de Puente Aéreo de Crecimiento Adjunto, millones de esos anillos son conducidos por las cloacas, llevándose los desechos dañinos.

El sistema de Aqwise ha sido adquirido por unas 30 plantas alrededor del mundo y Siemens Water Technologies compró su licencia en USA. Avraham Israeli, quien dirige una firma consultora en tecnología ambiental e hidráulica en Israel, dijo: “El problema con el reciclaje es cómo reducir la zona y el tiempo durante el cual el agua permanece en la planta. Esta compañía tiene ventajas sobre tecnologías con las que compite, especialmente para el mejoramiento de las plantas existentes.”

Udi Leshem, el vicepresidente de desarrollo comercial de Atlantium, afirmó que un equipo de Aqwise había mejorado el índice de tratamiento en una planta de reciclaje de deshechos en Monclova, México, de 38.000 a 58.000 metros cúbicos al día.

Posted in Africa, Canary Islands, Ecology, Israel, Spain | Leave a comment

La bandera de Israel ondea en la base del Teide (Tenerife,Islas Canarias),el pico más alto de España.

La bandera de Israel ondeó unos minutos, el pasado lunes 8 de diciembre de 2008 (11 de kislev de 5769) en el Parque Nacional del Teide,Tenerife, Islas Canarias (España). Una iniciativa de Rafael Ben-Abraham Barreto, editor de Israel Gráfico, y de Canarysrael, con la valiosa ayuda de Hanah Valentín, responsable del blog Canarias en el siglo XXI. Interpretamos este hecho como una gesta, pues no en vano, ya se ha inmortalizado su presencia en la base del pico más alto de España, con 3.710 metros de altitud con respecto al nivel del mar, y que recibe casi cinco millones de visitas al año. Ahí donde la naturaleza ha dejado su impronta, y nos regala caprichos geológicos y biológicos de primer orden, se puede subir a lo más alto en funicular o a pie, aunque, preferiblemente, en septiembre. En cierta medida, nos cabe el orgullo de ser pioneros o una avanzada de Israel en este paraje de ensueño, propiedad de la humanidad entera. Desde la base de la montaña más alta de España, Shalom.

Posted in Canary Islands, Israel, Spain, Tenerife, Tourism | Leave a comment

Tenerife e Israel: no todo son suspensos.

Los isleños somos muy dados a relativizar lo nuestro con el entorno. En muchos casos, con complejos de inferioridad, de lo local, y pensando si lo de fuera siempre es mejor. Estos días se ha puesto de manifiesto que no todo lo hacemos peor y si bien en el Informe PISA nos suspenden, cuando miramos lo ocurrido en los montes de Haifa (Israel) parece que tenemos una nota bastante más alta que el aprobado. Si tenemos en cuenta las condiciones físicas de Israel, es decir, un territorio que está enclavado entre la humedad del Mediterráneo y la aridez de la zona desértica de Oriente Medio, en este caso se asimila a Canarias, donde las entradas del aire del sur y la baja pluviometría de las islas hace que estemos en el borde de las zonas áridas; situación que también hemos comentado en otros puntos del planeta,en otros incendios como en California o en el sureste de Australia, no por tratarse de situaciones físicas similares, sino de niveles de organización y economía que tienen en mucho un paralelo con la nuestra.

Por ello, hemos hecho un seguimiento de lo ocurrido en Israel. Si bien es verdad que han tenido un invierno seco, es totalmente anómalo que se produzca un incendio en el mes de diciembre en estas latitudes, con noches frías y largas, y temperaturas que durante el día no han superado los 30 grados. Es más, nos parece aún más sorprendente que un país con la tecnología de Israel, una de las potencias militares del planeta, haya tenido que recurrir a ayudas de más de 12 países con intervenciones de 24 aeronaves -incluido un DC-10- para apagar un incendio que ha quemado en cuatro días una superficie similar a la que ocupan Garachico o El Tanque, por poner un ejemplo.

Es en este marco en el que nos vemos obligados a escribir, entre otras cosas, por el trabajo que ha hecho nuestra gente de Medio Ambiente del Cabildo, que en ningún momento ha necesitado cuatro días para dominar un fuego. En ese sentido, hay que señalar que en el gran incendio de 2007 en Tenerife el fuego avanzó en unas horas un gran recorrido dada las temperaturas y el viento dominante (con más de 35 grados y vientos de más de 75 km/h), situación que no se ha producido en Israel ya que por las noches los termómetros están por debajo de los 10 grados y donde al final no sabemos si el fuego lo apagaron los 24 aviones o las lluvias aparecidas en el último día.

Por ello, queridos lectores, hay que mirar para Israel y la tragedia vivida, con 42 muertos, 250 viviendas arrasadas -muchas de ellas sin los entornos limpios de maleza- y unas 5.000 has. quemadas, con un fuego, al parecer, provocado por la negligencia de un joven de 14 años, que estuvo azotando los montes durante cuatro días. No siempre tenemos que copiar lo que se hace fuera y sí valorar lo que hacemos bien aquí.

Hemos de animar a nuestra gente porque los medios mecánicos no apagan el fuego. Son elementos auxiliares que ayudan, pero la principal herramienta para luchar contra el fuego está en la tierra. Por un lado, con una labor de prevención, de limpieza de combustible en los entornos forestales y fincas abandonadas y cortafuegos, y, sobre todo, con un personal preparado y motivado como el que ahora mismo tiene la isla de Tenerife, que ha demostrado en numerosas ocasiones su valía y que no siempre tiene el reconocimiento que merece.

Véase el caso de Israel para valorar y potenciar los recursos humanos que tenemos en Tenerife, aunque el Informe PISA no lo tenga en cuenta y nos suspenda. Estas líneas no son para vanagloriarnos del personal que tiene el Cabildo de Tenerife, que debe seguir con el mismo empuje porque el fuego es un enemigo que no descansa, sino de justicia con una gente preparada y motivada que vela para que nuestra isla mantenga hoy en día la mayor superficie forestal de los últimos 500 años.

Posted in Canary Islands, Ecology, Israel, Tenerife | Leave a comment

Sharon Fridman en el Centro Coreográfico La Gomera.

“Para nosotros la danza es un sistema de comunicación diferente, un espacio desconocido que nos ofrece otras maneras de ser o estar”, así describe el prometedor bailarín y coreógrafo israelí Sharon Fridman la filosofía de su compañía, Projects in Movement. El folclore israelí, la danza contemporánea y el ballet clásico que estudió en el Conservatorio Ein Shemer, en el que se formó, configuran las coordenadas artísticas de este joven talento en progreso que ya ha demostrado la fuerza y vitalidad de sus creaciones como ayudante de dirección artística de Mayumaná, compañía con la realizó más de tres giras, o con sus trabajos para el internacionalmente reconocido Suzanne Dellal Center de Tel Aviv y la Universidad de Jerusalén.

La pieza que ahora presenta, para dos bailarines y un actor (que se buscó activamente a través de las redes sociales), es una coproducción del Festival de Otoño en primavera con el apoyo del Centro Coreográfico La Gomera y el Centro de Danza Canal. Sharon Fridman, afincado en nuestro país desde 2006 y premiado por el Certamen Coreográfico de Madrid, resume de este modo el fin que persigue en Al menos dos caras: “Los objetivos principales de nuestro trabajo son la investigación, el aprendizaje y el desarrollo del lenguaje físico y, mediante esta búsqueda, la creación de un espacio virtual donde el público puede ver, sentir e imaginar”. En esta coreografía, acompaña a Fridman Arthur Bernard Basin, ganador de los galardones Málaga Crea e Injuve 2009.

Projects in Movement es un grupo de danza contemporánea formado en el año 2007 y afincado en Madrid, cuyo creador y director artístico es el joven israelí Sharon Fridman, cuyos trabajos han traspasado nuestras fronteras y han podido verse en países como Italia o Reino Unido. Durante su corta pero laureada existencia, la formación ha estrenado los siguientes espectáculos: Carlos & Me (que recibió cinco premios en el Certamen Coreográfico de Madrid, incluido el del público), Q Project (su primer proyecto de larga duración, interpretado por cinco bailarines y estrenado en el Festival Madrid en Danza), Shakuff (pieza creada para un cuarteto, que se pudo ver en 2010 durante el ciclo Cartografías de la Danza en el Teatro de Madrid) y Vuelo 6408 (un espectáculo en el que colaboró con las compañías de Pisando Ovos, Janet Novas y Nacho Montero, para el que se prestó un segmento de Carlos & Me).

En septiembre de 2010, la compañía fue invitada a disfrutar de una residencia artística en el Centro Coreográfico La Gomera, donde desarrolló el espectáculo que ahora presenta en esta edición del Festival de Otoño en primavera.

Posted in Canary Islands, Israel, La Gomera, Music | Leave a comment