La influencia judía en el folklore canario.

Los autores que han estudiado el tema, lejos de haber fijado su atención en los versos pares del estribillo (paloma mía / que viene el día), que son dos pistas inconfundibles a la hora de conducirnos directamente al género temático de las albas, optaron por especular con el significado del arranque, aunque nunca es fijo y que encierra las lógicas trampas de sus múltiples deformaciones.

En la versión de Martín Fernández-Neda tenemos el término jupa perfectamente definido. En la tocorontera de María Rosa Alonso encontramos ulpa, mientras que la herreña Valentina canta (h)apa. Es el momento, entonces, de intentar la búsqueda de un posible significado para este vocablo. Descartamos la onomatopeya, por motivos obvios, así como las interpretaciones recientes que hemos citado, ya que proporcionan muy escasa luz para la resolución del problema.

El término jupa lo hemos encontrado en algunas albas sefarditas. El profesor Alvar, en sus “Endechas judeo-españolas” , recoge varios ejemplos, en los que jupa tiene el significado de nupcias en hebreo. Veamos:

Levantái por la mañana,
levantái con mucho sospiro.
Se van mancebos y anasbas:
ni jupa ni cirios.

Como sinónimo de coyunda, himeneo, unión o enlace, el término hebreo jupa, trasladado al estribillo canario, encaja a la perfección con la temática de las albas, que viene determinada por los versos pares (paloma mía / que viene el día). Se trata de consumar la unión o el acto amoroso antes de que el día sorprenda a los amantes. En el mismo sentido, y también utilizando la metáfora de la paloma que despega en su vuelo a la llegada del día, tenemos otra copla de factura reciente y recogida en El Socorro, Tenerife:

Levántate, palomita,
levántate ¡y a volar!
que viene el día y te coge
metida en el palomar.

Más antigua, y como otra valiosa supervivencia en la lírica canaria de tipo popular, tenemos esa cuarteta que cita Pancho Guerra, relacionada en cierta forma con el tema de las albas, y en la que también aparece la metáfora de la paloma mía. La copla canaria se ve muy ligada a otra que recogió Meré en Asturias, y que, según la profesora Alatorre, coincide en su arranque con una letrilla antigua que recopiló Sá de Miranda:

Anoche, a la media noche,
la media noche sería,
te estaba abrochando un broche
hermosa paloma mía. (Canarias)

Cuándo será aquel día
y aquella noche,
que al pie de tu cama
me desabroche. (Asturias)

La presencia judía en Canarias está suficientemente documentada, aunque falte ese estudio general y riguroso que determine aportaciones e influencias, sobre todo en el apartado de la cultura popular. El primer asentamiento de judíos en las islas data del siglo XVI, entre la presencia española y la llegada de los portugueses, aunque muchos de éstos eran judíos. Como señala Pérez Vidal, “mientras en la Península se les expulsaba, en el Archipiélago se les daba acogida. Para pasar a las islas no se tropezaba con grandes inconvenientes. Había necesidad de poblar y colonizar las nuevas tierras. Y los intereses terrenales pesaban mucho entonces en las motivaciones. Estos judíos llegados en los años finales de la conquista y primeros de la colonización eran, en general, pobres, pero muy apegados a sus doctrinas; se esforzaban en casarse sólo entre ellos, y practicaban con todo rigor sus ritos de comida, ayuno, trabajo, etc.” .

El año 1604 es otra fecha clave en relación con la presencia de judíos en las islas. Como consecuencia de la paz entre España e Inglaterra, se origina un nuevo asentamiento de judíos en Canarias. No han sido expulsados de otras tierras, como los que llegaron en el siglo anterior. Son comerciantes de Lisboa, Bayona, La Rochela, Burdeos, Nantes, Ruan y Amsterdam. Se establecen en el Archipiélago para dedicarse a la exportación de azúcar y vinos canarios. Son ricos y cultos y con menos escrúpulos para enlazarse con gentes de otras creencias, al revés que los primeros. La alta sociedad emparenta con los inmigrantes. En 1629, la Inquisición se queja de que La Laguna esté infectada de judíos y herejes.

No debe extrañarnos, entonces, que el término jupa pueda ser un resto de esa “relativa judaización” que vivió Canarias en el siglo XV y principios del XVI. Lothar Siemens, uno de los pocos que ha estudiado la influencia judía en la cultura canaria de tipo popular, no duda en señalar que “se intuye aquí un atractivo tema, sobre el que no se ha investigado aún lo suficiente”. También se refiere Siemens al probable origen judaico de las endechas canarias, “que los aborígenes que sobrevivieron a la conquista asimilaron y popularizaron a mediados del siglo XVI”.

Hemos visto cómo el estribillo del Jupa la já se mantiene vigente en géneros como el Vivo de la isla del Hierro. Pues bien; también ha hecho notar Lothar Siemens que este baile cantado es muy similar a uno que se conserva entre los judíos sefarditas de Tetuán.

Advertisements

About Tarbut Las Palmas

Tarbut Sefarad es una asociación tolerante y apolítica que tiene como interes principal el conservar y difundir la cultura judía en general,en especial la sefardí.La cultura es una de las mayores armas de la humanidad,un elemento que tiende puentes entre pueblos y soluciona conflictos.Para tener un gran futuro debemos conservar excelentemente nuestro pasado y difundirlo.Desde Tarbut Las Palmas les invitamos a trabajar en ello y a unirse a nosotros en nuestro proyecto.
This entry was posted in Canary Islands, Casa Sefarad-Israel/Sepharad-Israel House, El Hierro. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s